Archivo de la categoría: Muebles de almacenaje

RESTAURAR UN TABLERO DE MÁRMOL

En muchas ocasiones nos encontramos muebles con el sobre de mármol roto, y al restaurarlo se suele optar por sustituirlo por uno nuevo. Esto no siempre es necesario ya que, aunque no es del todo fácil, es posible recuperar esa pieza original.

En nuestro caso se trataba de un aparador bastante antiguo, cuya restauración constó básicamente de dos partes: restaurar el mueble y restaurar el mármol, las cuales fuimos haciendo paralelamente.

Estado inicial del aparador

Estado inicial del aparador

El primer paso es separar la pieza de mármol. Lo normal es que estas piezas estén simplemente superpuestas sobre el mueble, quizá con alguna clase de tope, pero es conveniente hacerlo al menos entre dos personas debido al gran peso de las mismas. Como veis, nuestro mármol estaba roto en múltiples fragmentos, sobre todo en los laterales. Además, en un lado alguien había unido los trozos con una especie de silicona blanca que no resultaba del todo efectiva por su elasticidad.

Estado de la pieza de mármol

Estado de la pieza de mármol

Por tanto, el primer paso es retirar bien todo adhesivo que nos encontremos. Esta silicona no estaba muy agarrada y se podía ir tirando de ella para extraerla, mejor o peor según los recovecos. También es efectivo ayudarse de algún tipo de escalpelo, bisturí, o en su defecto un cutter o similar, con cuidado de no erosionar la piedra ya que cuanto más intacta se mantenga la “huella de fractura”, más efectiva será después la unión.

Retiramos el adhesivo viejo

Retiramos el adhesivo viejo

A continuación conviene disponer en su posición los fragmentos que vamos a ir pegando, y detenerse un momento a estudiar el orden de unión de los mismos, porque dependiendo de cómo lo vayamos haciendo podremos unirlos todos o no. En este caso optamos por ir por secciones de más pequeña a más grande. También es recomendable no ir dejando picos ni ángulos muy cerrados en los que después no se pueda colocar el siguiente trozo.

Estudiar el orden de adhesión

Estudiar el orden de adhesión

Una vez que lo tenemos claro, podemos empezar a pegar. A nosotras nos resultó muy efectivo un adhesivo bi-componente apto para piedra, y nos fuimos ayudando con gatos y unos pequeños azulejos, no sólo para sujetar las distintas piezas entre sí, sino también para asegurarnos que no quedasen “cejas” (pequeños escalones).

Adhesión de fragmentos

Adhesión de fragmentos

Poco a poco, se van obteniendo fragmentos más grandes, y finalmente se unen todos. Si la pieza es muy grande, un truco es empalmar varios gatos largos entre sí, como podéis ver en la imagen.

Proceso de adhesión

Proceso de adhesión

Una vez que vamos pegando los fragmentos, veremos que en algunos puntos es inevitable que queden lagunas, por las pequeñas lascas que se han ido perdiendo con el tiempo.

Pequeñas lagunas en el mármol

Pequeñas lagunas en el mármol

Así que paralelamente, mientras se van secando las distintas uniones, podemos ir reintegrando estas pequeñas faltas. Lo primero es rellenar todos los huecos con masilla. Nosotras empleamos una masilla blanca modelable tipo Fimo, pero el mercado ofrece múltiples opciones, así que lo mejor es que os asesoréis cuando vayáis a comprarla.

Rellenamos los huecos con masilla modelable

Rellenamos los huecos con masilla modelable

Rellenamos las grietas por completo

Rellenamos las grietas por completo

Aquí vemos la fase final del proceso de unión de los fragmentos, que fuimos haciendo mientras se iba secando la masilla.

Unión final de fragmentos

Unión final de fragmentos

A continuación le llega el turno a la reintegración cromática, para integrar visualmente esas grietas y lagunas que rellenamos con la masilla. Las pinturas acrílicas funcionan muy bien porque secan rápido y son muy cómodas de usar, ya que se diluyen en agua.

Mezcla de pintura para obtener el tono deseado

Mezcla de pintura para obtener el tono deseado

Reintegración de lagunas

Reintegración de lagunas

¡Ojo! No confundamos la masilla blanca con las vetas! ;p

Resultado de la reintegración

Resultado de la reintegración

Y voilà! Aquí tenéis el resultado final. Aunque es bastante laborioso, resulta muy satisfactorio realizar este tipo de trabajos, además de que nos ahorramos un buen pellizco!

Resultado final de la restauración del mármol

Resultado final de la restauración del mármol

Resultado final de la restauración del mármol

Resultado final de la restauración del mármol

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cuestiones técnicas, Muebles de almacenaje

TRANSFORMACIÓN DE DOS ARMARIOS DE AGLOMERADO

Armarios antes y después

Armarios antes y después

Estamos muy contentas con la restauración de estos armarios que hoy os mostramos, ya que fue a petición expresa de una amiga que los quería a juego con la mesita de rayas que se había llevado hacía poco, y creemos que la transformación es espectacular.

Aspecto inicial de los armarios

Aspecto inicial de los armarios

Después de limpiarlos bien y arreglar algún pequeño desperfecto, el siguiente paso fue aplicar una buena capa de imprimación para que agarrase bien la pintura, ya que el tipo de barniz que llevaban era muy difícil de eliminar y demasiado trabajoso.

Aplicación de la imprimación

Aplicación de la imprimación

También en este caso reservaríamos algunas de las rayas en madera vista, para que quedase totalmente a conjunto con la mesilla de noche.

Zona reservada tapándola con cinta de carrocero

Zona reservada tapándola con cinta de carrocero

Después venía la parte laboriosa de este trabajo: pintar, pintar y pintar. Fue laborioso sobre todo porque para dar ese aspecto casi de vinilo, hay que aplicar al menos dos o tres capas por color (y en algunos casos, hasta cuatro), y si multiplicamos número de capas por número de rayas… 😉 También había que hacerlo con mucho cuidado para que éstas quedasen perfectas, y procurar que no se levantase la cinta se carrocero con tanta capa de pintura, etc. etc. En fin, trabajar con infinita paciencia!

Proceso de trabajo

Proceso de trabajo

Pero el esfuerzo mereció la pena porque después de pintar, dar un barniz al agua y cambiar los tiradores… ¡así es como quedaron estos anticuados armarios! Mucho más alegres ahora, ¿verdad? A nosotras nos encantan, y esperamos que a vosotros también 🙂

Resultado final

Resultado final

Detalle del tirador nuevo

Detalle del tirador nuevo

Detalle de una de las baldas

Detalle de una de las baldas

1 comentario

Archivado bajo Muebles de almacenaje

RECICLAJE: DE VIEJO ARMARIO A MUEBLE DE SALÓN

El mueble antes y después de la restauración

El mueble antes y después de la restauración

Esta es una transformación de las que más nos gustan: cambio de aspecto y cambio de vida para un mueble! Hemos recuperado la parte inferior de un armario antiguo para convertirlo en un mueble de salón. A continuación os contamos cómo:

Estado inicial del mueble

Estado inicial del mueble

A pesar de que el estado de conservación en el que llegó era bastante bueno tuvimos que hacer alguna pequeña reparación, como reintegrar parte de una pata (aunque esto, que tiene su “chicha” os lo explicaremos con más detenimiento en otro post).

Después de limpiarlo bien, para cambiar el aspecto del mueble decidimos pintarlo en blanco y ponerle un tablero nuevo. Los laterales iban a ser las partes más decoradas, combinando pintura y madera vista. Estos dibujos los hicimos colocando cinta aislante para tapar las zonas que no íbamos a pintar, haciendo formas geométricas.

Colocación de cinta aislante para hacer el dibujo

Colocación de cinta aislante para hacer el dibujo

Antes de la pintura, preparamos la superficie con una base de imprimación.

Aplicación de la imprimación

Aplicación de la imprimación

Originalmente, este mueble con cajón era la parte baja de un armario, por lo que la parte superior, sin tratar, no resultaba funcional para su nuevo uso. Una vez pintado, solucionamos este problema colocando un tablero de pino que previamente habíamos acondicionado a base de lija, tapaporos y cera natural.

Detalle  de la parte alta del mueble

Detalle de la parte alta del mueble

Unimos el tablero con tornillos en el interior y aseguramos la unión con cuatro clavos en las esquinas.

Colocación del tablero en la parte superior

Colocación del tablero en la parte superior

Estructura del mueble una vez pintado y montado

Estructura del mueble una vez pintado y montado

Por último, retiramos la cinta aislante dejando que saliesen las zonas de madera que forman los dibujos de los laterales.

Retirada de la cinta aislante de los laterales

Retirada de la cinta aislante de los laterales

Y como toque final, cambiamos los tiradores viejos, que ya estaban inservibles, por unos nuevos.

Estado del mueble tras la restauración

Estado del mueble tras la restauración

Estado del mueble tras la restauración

Estado del mueble tras la restauración

Detalle de la decoración lateral

Detalle de la decoración lateral

Otra vista del mueble

Otra vista del mueble

5 comentarios

Archivado bajo Muebles auxiliares, Muebles de almacenaje, Reciclaje

¿CONSTRUIR UN MUEBLE O COSERLO?

Construcción de un expositor cosiendo madera

Construcción de un expositor cosiendo madera

Como sabéis, nuestro taller de Restauradoras Creativas está ubicado en Klouví, arte en transformación. Este es un espacio que compartimos con otras artistas. Ya en alguna ocasión os hemos mostrado ideas para exponer, como el mueble que construimos para las piezas de  Helena Nieto  o el expositor hecho a partir de una caja. Esta vez os queremos enseñar la nueva creación que nos hemos sacado de la manga para exponer las piezas del escaparate.

Para su montaje hemos utilizado: unas tablas sobrantes de una estantería de Ikea, dos estructuras de madera que nos prestaron, aguja e hilo. Si, si ni un solo clavo!

Tablas que nos sobraron de una estantería de Ikea

Tablas que nos sobraron de una estantería de Ikea

Pareja de expositores que nos prestó un artista

Pareja de expositores prestados

El primer paso ha sido tumbar una de las estructuras en el suelo.

Colocación del primer expositor en horizontal

Colocación del primer expositor en horizontal

Luego, hemos colocado la otra estructura encima de forma contrapeada.

Colocación del segundo expositor sobre el primero

Colocación del segundo expositor sobre el primero

Posteriormente hemos colocado las tablas sobre las estructuras de modo que formasen una repisa.

Colocación de las tablas sobre los expositores

Colocación de las tablas sobre los expositores

Todos los elementos en su sitio

Todos los elementos en su sitio

Para unir las maderas hemos utilizado una cuerda fina y las hemos cosido aprovechando los agujeros que tenían ya hechos. Este sistema de unión además de original nos ha parecido interesante, ya que si tenemos que devolver las estructuras lo haremos sin haber dejado marca de clavos, tornillos ni elementos de unión.

Cosido de las tablas aprovechando los agujeros de los tornillos

Cosido de las tablas aprovechando los agujeros de los tornillos

Para dar más estabilidad al expositor, hemos unido las estructuras en varios puntos, atando con el mismo tipo de cuerda las diferentes piezas que forman nuestro mueble. Teniendo en cuenta el uso que le daremos al mueble, el sistema de unión cumple perfectamente su función, ya que no tendrá que soportar apenas peso y no se va a mover de su sitio en el escaparate.

Atado de las dos estructuras entre sí en puntos estratégicos

Atado de las dos estructuras entre sí en puntos estratégicos

Aquí podéis ver el resultado final del expositor, reciclado, único y funcional.

Resultado final

Resultado final

Exposición de distintos objetos sobre el nuevo mueble

Exposición de distintos objetos sobre el nuevo mueble

Escaparate de Klouví con el nuevo expositor

Escaparate de Klouví con el nuevo expositor

3 comentarios

Archivado bajo Muebles auxiliares, Muebles de almacenaje, Objetos Customizados

TRANSFORMACIÓN DE UNA MESITA CASTELLANA CON CHALK PAINT

Esta semana os proponemos otra forma rápida y fácil de recuperar un mueble, con una técnica que se puede aplicar sobre cualquier superficie: madera, plástico, vidrio, tela, etc. Para ello hemos elegido una mesita castellana que estaba muy estropeada y pedía a gritos un cambio de look.

Estado inicial de la mesita

Estado inicial de la mesita

La pintura con la que realizamos el trabajo se llama “Chalk Paint” y os queremos hablar un poco sobre ella porque para ciertos casos puede resultar interesante.

Chalk Paint

Chalk Paint de Annie Sloan

La chalk paint es una pintura de base acuosa compuesta, entre otras cosas, por yeso. Su textura y acabado mate dota a las superficies de un aspecto rústico muy atractivo.

Si bien es cierto que esta pintura nos servirá fundamentalmente para conseguir aspectos envejecidos (decapado, craquelado, desgastado…), como ventajas señalaremos que resulta muy fácil y cómodo trabajar con ella. Se adhiere perfectamente a cualquier superficie sin necesidad de  tratarla  previamente. Una vez seca la podremos trabajar con lija, cera, barniz craquelador, etc.  para lograr el efecto que más nos guste.

En el caso de la mesilla que os presentamos, el color elegido fue Duck Egg Blue, pero existe una gama bastante amplia.

Gama de colores Chalk Paint

Gama de colores Chalk Paint

Aplicamos dos manos de pintura dejando secar 24 h. entre capa y capa. Una vez seca, lijamos algunos puntos para dar un sutil aspecto envejecido (sobre todo en aristas o zonas salientes que naturalmente sufren más desgaste) hasta llegar a dejar a la vista la madera oscura de la mesita.

Lijado de las aristas una vez seca la pintura

Lijado de las aristas una vez seca la pintura

También cambiamos el tirador que llevaba en el cajón por otro de porcelana y finalmente dimos un acabado a la cera que aporta un brillo natural que nos encanta.

Estado final de la mesita

Estado final de la mesita

Detalle

Detalle

10 comentarios

Archivado bajo Chalk paint, Muebles auxiliares, Muebles de almacenaje

ARMARIO DE COCINA DECAPADO

Hoy queremos mostraros de forma rápida cómo se puede dar un aspecto especial a un mueble con un tratamiento muy sencillo. Nosotras lo hicimos con un viejo armarito de cocina, pero se puede aplicar a cualquier mueble que se os ocurra.

Estado inicial del armario

Estado inicial del armario

Interior del armario

Interior del armario

A parte de las típicas reparaciones (encolado, reajustes en la estructura, sustitución de las traseras por otras nuevas…), el tratamiento consistió básicamente en decapar la pintura blanca para dar al armario un aspecto envejecido, algo que en este caso hicimos con decapante químico.

Estado final del armario

Estado final del armario

Por otro lado, para dar un aire más limpio se nos ocurrió forrar el interior con una tela muy especial: el clásico motivo de toile de jouy pero con unos personajes de muerte (diseño, cómo no, de Alexander Henry). Además, aportamos algunos otros detalles como la balda que faltaba y el nuevo tirador.

Interior del armario una vez restaurado

Interior del armario una vez restaurado

Detalle de la tela

Detalle de la tela

Detalle del tirador nuevo

Detalle del tirador nuevo

Así, este viejo armario de cocina, tras pasar por nuestras manos se ha convertido en un bonito mueble expositor. ¿Qué os parece?

Deja un comentario

Archivado bajo Muebles de almacenaje

MESILLA CON CAJONES RECUPERADOS

Probablemente la transformación que hoy os mostramos ha sido la más rápida y sencilla hasta la fecha. Tanto, que ni siquiera tenemos foto inicial. Una mesilla que ya había sido renovada por alguien con acierto (con un acabado blanco nuclear que nos gustaba bastante, sobre todo su textura desigual), pero a la que, como es habitual en los muebles recuperados, le faltaban los cajones. La solución fue muy fácil: dos cajones que teníamos por el taller, unos listones para compensar los espacios vacíos y un toque celeste en el frontal. Y voilà!

Mesilla con cajones recuperados

Mesilla con cajones recuperados

2 comentarios

Archivado bajo Muebles auxiliares, Muebles de almacenaje

QUIÉN TE HA VISTO Y QUIÉN TE VE

Con el post de hoy queremos mostraros cómo el aspecto de un mueble puede dar un giro de 180º cambiando únicamente el acabado. Esta vieja cajonera de carpintero que íbamos a adoptar era ya muy práctica y funcional pero, además de estar muy manchada y sucia, era demasiado tristona para nuestro taller.

Estado inicial de la cajonera

Estado inicial de la cajonera

Así que para darle un aire mucho más alegre y acorde a nuestra filosofía de trabajo (recuperar, renovar, llenar de vida…), optamos por una solución que era además muy rápida y económica: el empapelado, que consistió básicamente en adherir trozos de papel al mueble con cola blanca.

Disposición de los trozos de papel para el empapelado

Disposición de los trozos de papel para el empapelado

Pero no sólo queríamos cambiar el aspecto del mueble, sino además hacerlo mucho más práctico, pintando los frentes de los cajones con nuestro producto estrella: la pintura de pizarra.

Renovación de los cajones con pintura de pizarra

Renovación de los cajones con pintura de pizarra

Ahora la cajonera era mucho más alegre y práctica; sólo faltaba rematarla para que también fuese cómoda, poniéndole cuatro ruedas en la base que ayudasen a desplazarla de un lado a otro del taller.

Colocación de ruedas en la base

Colocación de ruedas en la base

El toque final fue el barniz para proteger del uso. Ahora sólo hay que tener a mano unas tizas… y listos para el trabajo!

Aspecto final del mueble

Aspecto final del mueble

Detalle de algunos de los papeles

Detalle de algunos de los papeles

7 comentarios

Archivado bajo Muebles de almacenaje

NO LO TIRES: RECÍCLALO!

¿Os habéis fijado en la cantidad de muebles que se ven abandonados por la calle porque ya nadie los quiere? A veces el motivo es que se han estropeado demasiado. Otras, porque ya no nos gustan e incluso, en un afán por redecorar nuestra vida, no sabemos qué hacer con ellos ni para qué usarlos.

Nosotras preferimos reciclarlos. Es el caso de esta pequeña estructura con cajón que cayó en nuestras manos hace unos días, que además de no ser de gran calidad, estaba bastante estropeada.

Estado inicial de la estructura con cajón

Estado inicial de la estructura con cajón

Aparte de las reparaciones, en seguida nos dimos cuenta que para hacerla lucir debidamente debíamos someterla a una pequeña transformación. La parte que menos nos gustaba eran los laterales y base abiertos, por lo que rápidamente decidimos cerrarlos con unos tableros de contrachapado cortados a medida.

Transformación de la estructura cerrando los laterales con láminas de contrachapado

Transformación de la estructura cerrando los laterales con láminas de contrachapado

El otro punto a resolver era el tamaño del mueble, demasiado bajito para ser independiente, así que para convertir esta simple estructura en un mueble hecho y derecho, le dotamos de cuatro patas que sirviesen para elevarlo, convirtiéndolo así en mesita auxiliar. Finalmente, pintamos algunas partes en azul claro para dar a nuestro mueble reciclado un toque más fresco.

Estado del mueble después de la transformación

Estado del mueble después de la transformación

El toque final se lo dimos con el empapelado interior del cajón, un estampado a rayas que combinase con la pintura azul y diese cierto toque de alegría al conjunto.

Detalle del empapelado interior

Detalle del empapelado interior

De esta manera vemos como con unos sencillos pasos podemos reciclar una vieja e insulsa estructura, transformándola en un mueble al que dirigir unas cuantas miradas. Y por supuesto que también nos lo agradecerá el bolsillo!

Estructura reciclada y transformada en mesilla de noche

Estructura reciclada y transformada en mesilla de noche

5 comentarios

Archivado bajo Muebles auxiliares, Muebles de almacenaje

TRANSFORMACIÓN DE UNA MESILLA DE NOCHE: DE CASA DE LA ABUELA A UNA TIENDA-GALERÍA

Más de uno se habrá encontrado alguna vez una mesilla de noche como ésta en casa de su abuela sin prestarle mayor atención. Pero claro, la cosa cambia cuando su destino viene a tropezar con unas restauradoras fanáticas de las transformaciones.

Estado inicial de la mesilla

Estado inicial de la mesilla

El mueble en cuestión no era de gran calidad, pero algunos toques del diseño como las patas cabriolé de estilo Luis XV o las formas onduladas de los cajones, le daban un aire especial que le hacía merecer una segunda oportunidad.

El primer paso para la transformación era retirar el antiguo barniz, que estaba muy envejecido y opaco, y lijar la superficie para preparar la madera. Después, tras dar algunas vueltas a la combinación de colores y una vez que nos habíamos decantado por las rayas, nos armamos de paciencia y nos pusimos manos a la obra.

Mesilla lista para la transformación

Mesilla lista para la transformación

El proceso fue más laborioso que complejo, ya que queríamos obtener un buen acabado; consistía básicamente en delimitar las rayas con cinta adhesiva y pintar, algo que parece fácil hasta que te pones a ello. Os podemos asegurar que cuando entran en juego seis colores diferentes, las rayas van juntitas y además tienen que ir pintadas en planos distintos, la cosa se pone seria. Pero ¿quién dijo miedo?

Proceso de transformación de la mesilla

Proceso de transformación de la mesilla

Aquí tenéis el resultado. Si su fabricante levantara la cabeza no daría crédito, pero a nosotras nos encanta ese aspecto de “clásico modernizado”, y a vosotros sabemos que al menos ¡no os dejará indiferentes!

Estado final

Estado final

Si os ha gustado tanto como a nosotras, la mesita se puede adquirir en la Galería TRIVIECA, un espacio de venta y exposición en pleno Barrio de las Letras madrileño, en la calle Almadén nº 20, junto a Caixa Forum.

Vista general de la galería

Vista general de la galería

Detalle de la mesilla

Detalle de la mesilla

8 comentarios

Archivado bajo Muebles auxiliares, Muebles de almacenaje