Archivo de la categoría: Cuestiones técnicas

TAPIZAR CON GOMAESPUMA UN ASIENTO DE MUELLES (Parte 2)

El otro día os recordábamos como confeccionar una base de muelles para tapizar este sillón:

Sillón con la base de muelles ya confeccionada.

Sillón con la base de muelles ya confeccionada.

Ahora vamos a continuar colocando el relleno de gomaespuma. En este caso hemos colocado, además de la plancha principal (la más grande y gruesa), otros pequeños trozos en la parte frontal, bajo la primera, para reforzar esta zona y darle una forma algo más elevada.

Planchas de gomaespuma

Planchas de gomaespuma

Estas planchas deberán recortarse según la forma del sillón, teniendo en cuenta los travesaños verticales, etc. En este caso vamos a grapar los laterales y la zona trasera, de manera que quede unido el borde superior de la gomaespuma con la madera, para que el sillón quede con forma redondeada en estos tres puntos.

Grapamos un lateral

Grapamos un lateral

Grapamos la parte posterior

Grapamos la parte posterior

Resultado

Resultado

A continuación colocamos una plancha de gomaespuma finita (de 1 cm. de grosor), que en este caso sirve para dos cosas: para sujetar la parte delantera del relleno conservando la forma más cuadrarda, y ayuda a dar uniformidad a todo el asiento, salvando los huecos de los travesaños, etc. Esta última capa de gomaespuma conviene ponerla también en el caso de tapizar con crin, sobre todo para suavizar la textura de ésta.

Última capa del relleno: gomaespuma finita

Última capa del relleno: gomaespuma finita

Por último, colocamos la tela de tapicería (comenzando por el centro de cada lado y yendo hacia las esquinas), aplicamos un poco de pegamento o cola por encima de las grapas para que no se deshilache y recortamos el sobrante. Como remate, colocamos el doble vivo, como os enseñamos a hacer hace poco en este post. ¿Qué os parece el resultado? Ahora os toca probar a vosotros!

Grapamos la tela

Grapamos la tela

Resultado final

Resultado final

Detalle del doble vivo

Detalle del doble vivo

 

Deja un comentario

Archivado bajo Cuestiones técnicas, Sillas y sillones, Tapicería

CÓMO HACER UN DOBLE VIVO

Cuando te inicias en el mundo de la tapicería, suelen venir a la cabeza un montón de preguntas del tipo “cómo se hará esto” o “cómo se hará aquéllo”, ¿verdad?. Hoy os vamos a explicar cómo se hace un doble vivo, ese tipo de remate que es muy habitual utilizar en lugar de la pasamanería y que es como un doble cordón de la misma tela utilizada para tapizar.

Detalle del doble vivo original de nuestras sillas

Detalle del doble vivo original de nuestras sillas

Para hacer el doble vivo necesitamos principalmente:

– Tela (lo normal es que sea la misma que la empleada para tapizar, pero también puede ser distinta).

– Cordón para hacer vivos (el mejor es el que venden en tiendas de útiles de tapicería, pero si no lo encontráis podéis usar cualquier cordón redondo y un poco duro).

– Máquina de coser e hilo.

– Regla, lápiz o jaboncillo, tijeras, alfileres, plancha…

Se trata fundamentalmente de rodear  un par de cordones con tiras de tela a lo largo, por lo que en primer lugar habrá que medir la longitud de cordón y de tela que necesitamos, que dependen de cada silla. Estas tiras tienen que tener unos 6 ó 7 cms. de ancho aproximadamente y se suelen cortar al bies (a 45º respecto al hilo); también hay que tener en cuenta el grosor de los cordones y de la propia tela. Una vez hechos los cálculos podemos marcar y cortar las tiras. En nuestro caso necesitábamos gran cantidad de tiras porque se trataba de un juego de 8 sillas y porque al bies se gasta más tela que cortando al hilo.

Señalar los cortes en la tela

Señalar los cortes en la tela

Cortamos todas las tiras

Cortamos todas las tiras

Según el trozo de tela que tengamos, probablemente no podremos hacer el vivo para una silla con una sola tira, es decir, que en algunas ocasiones habrá que unir varias tiras. Por ejemplo, existen sillas y sillones que necesitan 4 ó 5 metros de vivo. Esta unión la haremos con la máquina de coser y en diagonal, si es que hemos cortado al bies, para que la costura vaya paralela al hilo. Después plancharemos esta costura por el revés, sobre todo si la tela es muy gruesa, para que abulte lo menos posible.

Unimos las tiras en función de la longitud que necesitemos

Unimos las tiras en función de la longitud que necesitemos

Planchamos la costura

Planchamos la costura

Resultado al unir dos tiras

Resultado al unir dos tiras

El siguiente paso es rodear de tela el primer cordón; lo vamos haciendo poco a poco sujetando con alfileres para que no se nos escape y nos resulte más cómodo coserlo. No lo pondremos en el centro de la tira de tela, sino en un lado pero que se pueda rodear por completo de tela y nos sobre un pequeño margen para coser.

Envolvemos un cordón en sentido longitudinal

Envolvemos un cordón en sentido longitudinal

Lo sujetamos bien apretado con alfileres

Lo sujetamos bien apretado con alfileres

A continuación hacemos una costura con la máquina lo más pegada posible al cordón, para que quede apretadito dentro de la tela, no suelto.

Hacemos una primera costura pegándonos al cordón

Hacemos una primera costura pegándonos al cordón

Después recortamos el sobrante, pero siempre con algo de margen para que no se deshaga la costura.

Recortamos el sobrante del primer lado

Recortamos el sobrante del primer lado

Lo vamos cortando casi al ras del cordón

Lo vamos cortando casi al ras del cordón

El siguiente paso es envolver con lo que queda de tela el otro cordón junto al primero, y coserlo de la misma manera (la costura se irá haciendo en medio de los dos cordones). También tiene que quedar bien envuelto pero no muy apretado contra el otro, ya que es mejor que entre ellos haya un poquito de holgura, para ocultar mejor la costura después.

Hacemos lo mismo con el segundo cordón

Hacemos lo mismo con el segundo cordón

El margen de tela sobrante no debe verse, así que también lo recortamos lo máximo posible. Ya tenemos nuestro doble vivo listo, ahora sólo hay que fijarlo en su sitio. Nosotras solemos usar adhesivo para tela y lo reforzamos con clavitos o grapas, que se colocarán justo entre los dos cordones.

Lo vamos pegando en el perímetro del asiento

Lo vamos pegando en el perímetro del asiento

Lo aseguramos con clavos o grapas

Lo aseguramos con clavos o grapas

Y ya está nuestra silla rematada con un doble vivo, ¿qué os parece?

Resultado

Resultado

Deja un comentario

Archivado bajo Cuestiones técnicas, Sillas y sillones, Tapicería

DECORAR UN MARCO CON PINTURA FLÚOR

Hoy os mostramos cómo conseguir de manera muy fácil un objeto de decoración llamativo y original, partiendo de algo muy sencillo: un marco dorado antiguo.

Nuestro marco antiguo antes de la transformación

Nuestro marco antiguo antes de la transformación

Al igual que muchas veces hemos combinado pintura con madera vista (tenéis ejemplos aquí y aquí), que sabéis que nos encanta, en esta ocasión hemos usado la misma técnica pero para combinar la capa de color con el dorado original. Se trata de reservar zonas sin pintar tapándolas con cinta de carrocero, como podéis ver en las imágenes.

Reservamos algunas zonas con cinta de carrocero

Reservamos algunas zonas con cinta de carrocero

Marco listo para pintarlo

Marco listo para pintarlo

Ya tenemos el marco listo. Nosotras hemos escogido un motivo a rayas, pero las posibilidades son infinitas! A continuación aplicamos la pintura directamente, con una brocha. El tipo de pintura era acrílica y fluorescente, y nos funcionó muy bien.

Pintamos directamente sobre el dorado

Pintamos directamente sobre el dorado

Una vez seca la pintura, podemos añadir más capas si queremos, pero nosotras no lo hicimos porque nos gustaba el efecto un poco transparente. Se retiran las cintas y ¡ya tenemos nuestro marco listo! ¿A que es muy fácil?

Retiramos las cintas

Retiramos las cintas

Resultado

Resultado

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Cuestiones técnicas, Objetos Customizados

TAPIZAR CON GOMAESPUMA UN ASIENTO DE MUELLES (Parte 1)

Muchas veces nos habéis preguntado si al encontrarnos con un asiento de muelles se pueden eliminar éstos para hacer un sistema de tapicería más moderno. Bien es verdad que el relleno de crin, aunque es muy duradero, si está muy sucio o viejo puede resultar muy engorrorso recuperarlo (hay que lavarlo con agua y jabón, aclararlo muy bien, extenderlo para que se seque completamente durante uno o varios días… y tampoco es fácil darle luego una forma apropiada), por eso a veces resulta más fácil sustituirlo por un relleno de gomaespuma.

Crin vegetal vs. gomaespuma

Crin vegetal vs. gomaespuma

Pero los muelles, aunque estén algo estropeados, siempre nos gusta mantenerlos, ya que la calidad del asiento resultante es muchísimo mayor que los asientos que sólo llevan cinchas o incluso una tabla, por muy gruesa y dura que sea la gomaespuma nueva. Además cuando los muelles están estropeados, suele ser por óxido, por lo que basta con limpiarlos bien con lana de acero, e incluso si no se pueden recuperar porque estén rotos o falte alguno, siempre se pueden comprar unos nuevos en tiendas especializadas.

Hoy os vamos a mostrar cómo combinando muelles y gomaespuma, o antigüedad y modernidad, también se puede llegar a muy buen resultado.

Una vez que hemos retirado todo el relleno viejo, este es el aspecto que suelen tener este tipo de asientos, el cual intentaremos reproducir lo más fielmente posible:

Disposición original de los muelles

Disposición original de los muelles

En este caso, al estar el asiento tan estropeado lo mejor es retirarlo todo y empezar de cero. Para ello confeccionamos la base del asiento con unas cinchas de yute que vamos entrelazando y tensando muy bien, sujetándolas con doble fila de grapas.

Grapamos las cinchas

Grapamos las cinchas

A continuación disponemos sobre esta base los muelles y los unimos a las cinchas cosiéndolos con bramante, como ya os hemos explicado otras veces.

Colocamos y cosemos los muelles a las cinchas

Colocamos y cosemos los muelles a las cinchas

Una cuestión que hay que tener en cuenta es que el número de muelles también influye en la colocación de las cinchas: éstas deben ser suficientes y cruzarse entre sí suficientes veces para sostener bien los muelles.

Los cinco muelles cosidos en su sitio

Los cinco muelles cosidos en su sitio

A continuación atamos los muelles entre sí y a la estructura de madera, tensándolos muy muy  bien. A veces esta operación conviene hacerla entre dos personas, sobre todo si se tiene poca práctica (uno tensa y otro grapa).

Atamos los muelles con cuerda gruesa

Atamos los muelles con cuerda gruesa

Tensamos muy bien la cuerda

Tensamos muy bien la cuerda

Como vemos en la siguiente imagen, cada muelle debe estar sujeto por 6 u 8 nudos. También vemos que tensando más unas partes que otras de cada muelle se consigue darle forma al asiento.

Todos los muelles atados

Todos los muelles atados

Como paso final, colocamos una arpillera sobre esta especie de red de cuerda. En el caso de colocar crin encima, esta tela sirve para sujetarla, cosiéndola con más bramante. En caso de colocar gomaespuma, la arpillera la protege del roce con las cuerdas y los muelles, que la deteriorarían más rápidamente.

Colocamos una arpillera sobre los muelles

Colocamos una arpillera sobre los muelles

Tensamos ligeramente esta tela de arpillera y la grapamos a la estructura del asiento por todo el perímetro, comenzando por el centro de cada lado y yendo hacia las esquinas, que se grapan lo último.

Grapamos la arpillera

Grapamos la arpillera

Y éste es el resultado: ya tenemos nuestro sillón listo para colocar encima el tipo de relleno que hayamos escogido. En nuestro caso será gomaespuma, pero eso os lo enseñaremos el próximo día 😉

Resultado

Resultado

 

Deja un comentario

Archivado bajo Cuestiones técnicas, Sillas y sillones, Tapicería

TALLERES DE RESTAURACIÓN, TRANSFORMACIÓN Y PERSONALIZACIÓN DE MUEBLES CON TÉCNICAS CREATIVAS

A partir del próximo lunes, podréis poner en práctica todo lo que os enseñamos en los tutoriales de nuestro blog. Trae tu propio mueble y conviértelo en una pieza única!

con6fotos copia

Si quieres inscribirte es muy fácil, tú decides cuántas horas y cuántos días a la semana quieres venir (cada clase tiene un mínimo de 2h), dentro de los horarios establecidos para los talleres. Nosotras te proporcionamos las herramientas y el asesoramiento necesario. Si no tienes un mueble, puedes adquirir uno de nuestro almacén a un precio muy reducido (desde 15€). No hacen falta conocimientos previos, son clases totalmente personalizadas y adaptadas a cada alumno. Estamos en la zona del Rastro. Para más información e inscripciones, mándanos un correo a restauradoras.creativas@gmail.com. ¡Te esperamos!

3 comentarios

Archivado bajo Cuestiones técnicas, Eventos

RESTAURAR UN TABLERO DE MÁRMOL

En muchas ocasiones nos encontramos muebles con el sobre de mármol roto, y al restaurarlo se suele optar por sustituirlo por uno nuevo. Esto no siempre es necesario ya que, aunque no es del todo fácil, es posible recuperar esa pieza original.

En nuestro caso se trataba de un aparador bastante antiguo, cuya restauración constó básicamente de dos partes: restaurar el mueble y restaurar el mármol, las cuales fuimos haciendo paralelamente.

Estado inicial del aparador

Estado inicial del aparador

El primer paso es separar la pieza de mármol. Lo normal es que estas piezas estén simplemente superpuestas sobre el mueble, quizá con alguna clase de tope, pero es conveniente hacerlo al menos entre dos personas debido al gran peso de las mismas. Como veis, nuestro mármol estaba roto en múltiples fragmentos, sobre todo en los laterales. Además, en un lado alguien había unido los trozos con una especie de silicona blanca que no resultaba del todo efectiva por su elasticidad.

Estado de la pieza de mármol

Estado de la pieza de mármol

Por tanto, el primer paso es retirar bien todo adhesivo que nos encontremos. Esta silicona no estaba muy agarrada y se podía ir tirando de ella para extraerla, mejor o peor según los recovecos. También es efectivo ayudarse de algún tipo de escalpelo, bisturí, o en su defecto un cutter o similar, con cuidado de no erosionar la piedra ya que cuanto más intacta se mantenga la “huella de fractura”, más efectiva será después la unión.

Retiramos el adhesivo viejo

Retiramos el adhesivo viejo

A continuación conviene disponer en su posición los fragmentos que vamos a ir pegando, y detenerse un momento a estudiar el orden de unión de los mismos, porque dependiendo de cómo lo vayamos haciendo podremos unirlos todos o no. En este caso optamos por ir por secciones de más pequeña a más grande. También es recomendable no ir dejando picos ni ángulos muy cerrados en los que después no se pueda colocar el siguiente trozo.

Estudiar el orden de adhesión

Estudiar el orden de adhesión

Una vez que lo tenemos claro, podemos empezar a pegar. A nosotras nos resultó muy efectivo un adhesivo bi-componente apto para piedra, y nos fuimos ayudando con gatos y unos pequeños azulejos, no sólo para sujetar las distintas piezas entre sí, sino también para asegurarnos que no quedasen “cejas” (pequeños escalones).

Adhesión de fragmentos

Adhesión de fragmentos

Poco a poco, se van obteniendo fragmentos más grandes, y finalmente se unen todos. Si la pieza es muy grande, un truco es empalmar varios gatos largos entre sí, como podéis ver en la imagen.

Proceso de adhesión

Proceso de adhesión

Una vez que vamos pegando los fragmentos, veremos que en algunos puntos es inevitable que queden lagunas, por las pequeñas lascas que se han ido perdiendo con el tiempo.

Pequeñas lagunas en el mármol

Pequeñas lagunas en el mármol

Así que paralelamente, mientras se van secando las distintas uniones, podemos ir reintegrando estas pequeñas faltas. Lo primero es rellenar todos los huecos con masilla. Nosotras empleamos una masilla blanca modelable tipo Fimo, pero el mercado ofrece múltiples opciones, así que lo mejor es que os asesoréis cuando vayáis a comprarla.

Rellenamos los huecos con masilla modelable

Rellenamos los huecos con masilla modelable

Rellenamos las grietas por completo

Rellenamos las grietas por completo

Aquí vemos la fase final del proceso de unión de los fragmentos, que fuimos haciendo mientras se iba secando la masilla.

Unión final de fragmentos

Unión final de fragmentos

A continuación le llega el turno a la reintegración cromática, para integrar visualmente esas grietas y lagunas que rellenamos con la masilla. Las pinturas acrílicas funcionan muy bien porque secan rápido y son muy cómodas de usar, ya que se diluyen en agua.

Mezcla de pintura para obtener el tono deseado

Mezcla de pintura para obtener el tono deseado

Reintegración de lagunas

Reintegración de lagunas

¡Ojo! No confundamos la masilla blanca con las vetas! ;p

Resultado de la reintegración

Resultado de la reintegración

Y voilà! Aquí tenéis el resultado final. Aunque es bastante laborioso, resulta muy satisfactorio realizar este tipo de trabajos, además de que nos ahorramos un buen pellizco!

Resultado final de la restauración del mármol

Resultado final de la restauración del mármol

Resultado final de la restauración del mármol

Resultado final de la restauración del mármol

Deja un comentario

Archivado bajo Cuestiones técnicas, Muebles de almacenaje

REINTEGRAR VOLÚMENES CON AXSON

Con  el post de hoy inauguramos una nueva categoría donde os comentaremos algunas cuestiones técnicas que nos resulten interesantes, sobre materiales, herramientas, procedimientos, etc…

En este  caso hablaremos de la reintegración matérica o volumétrica, es decir la que nos sirve para completar los volúmenes perdidos.

El  ejemplo que os mostramos es la reparación que tuvimos que hacerle a la pata de este mueble para completar su forma.

En primer lugar tomamos la forma en la otra pata con ayuda de una galga o peine metálico para el copiado de perfiles.

Toma de la forma de referencia

Toma de la forma de referencia en la otra pata

Forma obtenida con el peine

Forma obtenida con el peine

Apoyando esta herramienta sobre la falta nos hacemos una idea de la cantidad de materia que debemos reponer.

Parte a reintegrar en la otra pata

Parte a reintegrar en la otra pata

Por otro lado, es conveniente acondicionar la superficie sobre la que reintegraremos para que el nuevo material agarre bien. En este caso realizamos una incisiones sobre la madera y colocamos unos palitos como refuerzo extra.

Preparación de la superficie

Preparación de la superficie

Para la reintegración de pequeños volúmenes en la madera nosotras recomendamos usar Axson Madera. Es una masilla de dos componentes (resina y endurecedor) que se mezcla a partes iguales. Aunque el precio nos pueda parecer algo elevado, ofrece muchas ventajas que hacen que merezca la pena invertir un poco para obtener un buen resultado.

Distintos componentes del Axson

Distintos componentes del Axson

El Axson ofrece una consistencia que la hace muy fácil de trabajar;  tarda en endurecerse, por tanto permite modelarla con comodidad  y el endurecimiento se produce por reacción química (no por secado) por lo que no hay merma de volumen. Además, se puede lijar, pintar y tratar como si fuese madera.

Componentes mezclados

Componentes mezclados

Para reproducir la forma original, aplicamos la masilla modelándola con espátula.

Aplicación del Axson en la pata rota

Aplicación del Axson en la pata rota

Durante el proceso seguimos comprobando con el peine metálico que la forma que vamos obteniendo es la correcta.

Comprobamos que la forma sea la adecuada

Comprobamos que la forma sea la adecuada

Forma modelada con el Axson

Forma modelada con el Axson

Una vez endurecida, lijamos la superficie para terminar de dar la forma.

Lijado

Lijado

Para completar el proceso sólo faltaría la reintegración cromática, para igualar el color en todo el mueble.

Vista final de la pata reintegrada

Vista final de la pata reintegrada

¿Quién notaría que aquí había una pata rota?

6 comentarios

Archivado bajo Cuestiones técnicas