Archivo de la categoría: Sillas y sillones

TAPIZAR CON GOMAESPUMA UN ASIENTO DE MUELLES (Parte 2)

El otro día os recordábamos como confeccionar una base de muelles para tapizar este sillón:

Sillón con la base de muelles ya confeccionada.

Sillón con la base de muelles ya confeccionada.

Ahora vamos a continuar colocando el relleno de gomaespuma. En este caso hemos colocado, además de la plancha principal (la más grande y gruesa), otros pequeños trozos en la parte frontal, bajo la primera, para reforzar esta zona y darle una forma algo más elevada.

Planchas de gomaespuma

Planchas de gomaespuma

Estas planchas deberán recortarse según la forma del sillón, teniendo en cuenta los travesaños verticales, etc. En este caso vamos a grapar los laterales y la zona trasera, de manera que quede unido el borde superior de la gomaespuma con la madera, para que el sillón quede con forma redondeada en estos tres puntos.

Grapamos un lateral

Grapamos un lateral

Grapamos la parte posterior

Grapamos la parte posterior

Resultado

Resultado

A continuación colocamos una plancha de gomaespuma finita (de 1 cm. de grosor), que en este caso sirve para dos cosas: para sujetar la parte delantera del relleno conservando la forma más cuadrarda, y ayuda a dar uniformidad a todo el asiento, salvando los huecos de los travesaños, etc. Esta última capa de gomaespuma conviene ponerla también en el caso de tapizar con crin, sobre todo para suavizar la textura de ésta.

Última capa del relleno: gomaespuma finita

Última capa del relleno: gomaespuma finita

Por último, colocamos la tela de tapicería (comenzando por el centro de cada lado y yendo hacia las esquinas), aplicamos un poco de pegamento o cola por encima de las grapas para que no se deshilache y recortamos el sobrante. Como remate, colocamos el doble vivo, como os enseñamos a hacer hace poco en este post. ¿Qué os parece el resultado? Ahora os toca probar a vosotros!

Grapamos la tela

Grapamos la tela

Resultado final

Resultado final

Detalle del doble vivo

Detalle del doble vivo

 

Deja un comentario

Archivado bajo Cuestiones técnicas, Sillas y sillones, Tapicería

CÓMO HACER UN DOBLE VIVO

Cuando te inicias en el mundo de la tapicería, suelen venir a la cabeza un montón de preguntas del tipo “cómo se hará esto” o “cómo se hará aquéllo”, ¿verdad?. Hoy os vamos a explicar cómo se hace un doble vivo, ese tipo de remate que es muy habitual utilizar en lugar de la pasamanería y que es como un doble cordón de la misma tela utilizada para tapizar.

Detalle del doble vivo original de nuestras sillas

Detalle del doble vivo original de nuestras sillas

Para hacer el doble vivo necesitamos principalmente:

– Tela (lo normal es que sea la misma que la empleada para tapizar, pero también puede ser distinta).

– Cordón para hacer vivos (el mejor es el que venden en tiendas de útiles de tapicería, pero si no lo encontráis podéis usar cualquier cordón redondo y un poco duro).

– Máquina de coser e hilo.

– Regla, lápiz o jaboncillo, tijeras, alfileres, plancha…

Se trata fundamentalmente de rodear  un par de cordones con tiras de tela a lo largo, por lo que en primer lugar habrá que medir la longitud de cordón y de tela que necesitamos, que dependen de cada silla. Estas tiras tienen que tener unos 6 ó 7 cms. de ancho aproximadamente y se suelen cortar al bies (a 45º respecto al hilo); también hay que tener en cuenta el grosor de los cordones y de la propia tela. Una vez hechos los cálculos podemos marcar y cortar las tiras. En nuestro caso necesitábamos gran cantidad de tiras porque se trataba de un juego de 8 sillas y porque al bies se gasta más tela que cortando al hilo.

Señalar los cortes en la tela

Señalar los cortes en la tela

Cortamos todas las tiras

Cortamos todas las tiras

Según el trozo de tela que tengamos, probablemente no podremos hacer el vivo para una silla con una sola tira, es decir, que en algunas ocasiones habrá que unir varias tiras. Por ejemplo, existen sillas y sillones que necesitan 4 ó 5 metros de vivo. Esta unión la haremos con la máquina de coser y en diagonal, si es que hemos cortado al bies, para que la costura vaya paralela al hilo. Después plancharemos esta costura por el revés, sobre todo si la tela es muy gruesa, para que abulte lo menos posible.

Unimos las tiras en función de la longitud que necesitemos

Unimos las tiras en función de la longitud que necesitemos

Planchamos la costura

Planchamos la costura

Resultado al unir dos tiras

Resultado al unir dos tiras

El siguiente paso es rodear de tela el primer cordón; lo vamos haciendo poco a poco sujetando con alfileres para que no se nos escape y nos resulte más cómodo coserlo. No lo pondremos en el centro de la tira de tela, sino en un lado pero que se pueda rodear por completo de tela y nos sobre un pequeño margen para coser.

Envolvemos un cordón en sentido longitudinal

Envolvemos un cordón en sentido longitudinal

Lo sujetamos bien apretado con alfileres

Lo sujetamos bien apretado con alfileres

A continuación hacemos una costura con la máquina lo más pegada posible al cordón, para que quede apretadito dentro de la tela, no suelto.

Hacemos una primera costura pegándonos al cordón

Hacemos una primera costura pegándonos al cordón

Después recortamos el sobrante, pero siempre con algo de margen para que no se deshaga la costura.

Recortamos el sobrante del primer lado

Recortamos el sobrante del primer lado

Lo vamos cortando casi al ras del cordón

Lo vamos cortando casi al ras del cordón

El siguiente paso es envolver con lo que queda de tela el otro cordón junto al primero, y coserlo de la misma manera (la costura se irá haciendo en medio de los dos cordones). También tiene que quedar bien envuelto pero no muy apretado contra el otro, ya que es mejor que entre ellos haya un poquito de holgura, para ocultar mejor la costura después.

Hacemos lo mismo con el segundo cordón

Hacemos lo mismo con el segundo cordón

El margen de tela sobrante no debe verse, así que también lo recortamos lo máximo posible. Ya tenemos nuestro doble vivo listo, ahora sólo hay que fijarlo en su sitio. Nosotras solemos usar adhesivo para tela y lo reforzamos con clavitos o grapas, que se colocarán justo entre los dos cordones.

Lo vamos pegando en el perímetro del asiento

Lo vamos pegando en el perímetro del asiento

Lo aseguramos con clavos o grapas

Lo aseguramos con clavos o grapas

Y ya está nuestra silla rematada con un doble vivo, ¿qué os parece?

Resultado

Resultado

Deja un comentario

Archivado bajo Cuestiones técnicas, Sillas y sillones, Tapicería

TAPIZAR CON GOMAESPUMA UN ASIENTO DE MUELLES (Parte 1)

Muchas veces nos habéis preguntado si al encontrarnos con un asiento de muelles se pueden eliminar éstos para hacer un sistema de tapicería más moderno. Bien es verdad que el relleno de crin, aunque es muy duradero, si está muy sucio o viejo puede resultar muy engorrorso recuperarlo (hay que lavarlo con agua y jabón, aclararlo muy bien, extenderlo para que se seque completamente durante uno o varios días… y tampoco es fácil darle luego una forma apropiada), por eso a veces resulta más fácil sustituirlo por un relleno de gomaespuma.

Crin vegetal vs. gomaespuma

Crin vegetal vs. gomaespuma

Pero los muelles, aunque estén algo estropeados, siempre nos gusta mantenerlos, ya que la calidad del asiento resultante es muchísimo mayor que los asientos que sólo llevan cinchas o incluso una tabla, por muy gruesa y dura que sea la gomaespuma nueva. Además cuando los muelles están estropeados, suele ser por óxido, por lo que basta con limpiarlos bien con lana de acero, e incluso si no se pueden recuperar porque estén rotos o falte alguno, siempre se pueden comprar unos nuevos en tiendas especializadas.

Hoy os vamos a mostrar cómo combinando muelles y gomaespuma, o antigüedad y modernidad, también se puede llegar a muy buen resultado.

Una vez que hemos retirado todo el relleno viejo, este es el aspecto que suelen tener este tipo de asientos, el cual intentaremos reproducir lo más fielmente posible:

Disposición original de los muelles

Disposición original de los muelles

En este caso, al estar el asiento tan estropeado lo mejor es retirarlo todo y empezar de cero. Para ello confeccionamos la base del asiento con unas cinchas de yute que vamos entrelazando y tensando muy bien, sujetándolas con doble fila de grapas.

Grapamos las cinchas

Grapamos las cinchas

A continuación disponemos sobre esta base los muelles y los unimos a las cinchas cosiéndolos con bramante, como ya os hemos explicado otras veces.

Colocamos y cosemos los muelles a las cinchas

Colocamos y cosemos los muelles a las cinchas

Una cuestión que hay que tener en cuenta es que el número de muelles también influye en la colocación de las cinchas: éstas deben ser suficientes y cruzarse entre sí suficientes veces para sostener bien los muelles.

Los cinco muelles cosidos en su sitio

Los cinco muelles cosidos en su sitio

A continuación atamos los muelles entre sí y a la estructura de madera, tensándolos muy muy  bien. A veces esta operación conviene hacerla entre dos personas, sobre todo si se tiene poca práctica (uno tensa y otro grapa).

Atamos los muelles con cuerda gruesa

Atamos los muelles con cuerda gruesa

Tensamos muy bien la cuerda

Tensamos muy bien la cuerda

Como vemos en la siguiente imagen, cada muelle debe estar sujeto por 6 u 8 nudos. También vemos que tensando más unas partes que otras de cada muelle se consigue darle forma al asiento.

Todos los muelles atados

Todos los muelles atados

Como paso final, colocamos una arpillera sobre esta especie de red de cuerda. En el caso de colocar crin encima, esta tela sirve para sujetarla, cosiéndola con más bramante. En caso de colocar gomaespuma, la arpillera la protege del roce con las cuerdas y los muelles, que la deteriorarían más rápidamente.

Colocamos una arpillera sobre los muelles

Colocamos una arpillera sobre los muelles

Tensamos ligeramente esta tela de arpillera y la grapamos a la estructura del asiento por todo el perímetro, comenzando por el centro de cada lado y yendo hacia las esquinas, que se grapan lo último.

Grapamos la arpillera

Grapamos la arpillera

Y éste es el resultado: ya tenemos nuestro sillón listo para colocar encima el tipo de relleno que hayamos escogido. En nuestro caso será gomaespuma, pero eso os lo enseñaremos el próximo día 😉

Resultado

Resultado

 

Deja un comentario

Archivado bajo Cuestiones técnicas, Sillas y sillones, Tapicería

SILLONES RENOVADOS CON AIRE HAWAIANO

Sillones antes y después de la restauración

Sillones antes y después de la restauración

Hoy os contamos la renovación de estos dos sillones que, tras pasar por nuestro taller quedaron con un aire muy tropical!

En cuanto al estado de conservación en el que llegaron, no era el mejor. Aunque la madera, salvo un par de piezas rotas, no presentaba mayor problema, la tapicería se encontraba completamente destrozada.

Estado de los sillones previo a la restauración

Estado de los sillones previo a la restauración

Pieza rota en uno de los brazos

Pieza rota en uno de los brazos

Estado de los muelles del asiento

Estado de los muelles del asiento

Una vez  destapizados y desmontados los sistemas de muelles, comenzamos a tratar la madera. En este caso el tratamiento consistió en encolar las piezas rotas y retirar el barniz envejecido y sucio, lo que permitió sacar el tono real de la madera. Este paso lo llevamos a cabo utilizando una  cuchilla de carpintero y lija fina  para terminar.

Uno de los sillones destapizado

Uno de los sillones destapizado

Como acabado, optamos por dar simplemente una capa de cera pulida, que como ya hemos mencionado en otras ocasiones, sirve como protección a la vez que da un aspecto y brillo muy natural a la madera.

Nuevo acabado a la cera

Nuevo acabado a la cera

Para la reconstrucción de la tapicería, comenzamos por el sistema de muelles.  Cada asiento estaba compuesto por nueve muelles, que sujetamos sobre las cinchas tal y como os explicamos en este post.

Reconstrucción del sistema de muelles del asiento

Reconstrucción del sistema de muelles del asiento

Detalle del sistema de muelles reconstruido

Detalle del sistema de muelles reconstruido

Cuando tuvimos terminado todo el entramado, que sería lo que daría consistencia al asiento, procedimos a colocar el relleno. Estos sillones no conservaban prácticamente nada de crin vegetal, por lo que decidimos poner asiento de gomaespuma.

Proceso de tapizado

Proceso de tapizado

Colocamos una plancha de gomaespuma y sobre ésta, una fina capa de guata que será la que estará en contacto con la tela final y evitará que se mueva con el uso.

Sujeción del relleno de gomaespuma y guata

Sujeción del relleno de gomaespuma y guata

Para el tapizado de estos sillones elegimos una atrevida tela con motivos de pin ups hawaianas que terminaban de dar a estos muebles el nuevo aire que buscábamos.

Uno de los sillones tras la restauración

Uno de los sillones tras la restauración

Quizá un poco llamativos, pero sin duda muy originales. Ya sabéis lo que nos gustan estos contrastes!!

Detalle de la nueva tapicería

Detalle de la nueva tapicería

Pareja de sillones tras la restauración

Pareja de sillones tras la restauración

1 comentario

Archivado bajo Sillas y sillones, Tapicería

RESTAURACIÓN DE DOS SILLONES CON DETALLE “ACTION PAINTING”

Pareja de sillones antes y después de la restauración

Pareja de sillones antes y después de la restauración

Aunque ya ha pasado el verano, nos siguen apeteciendo los colores ácidos y alegres, así que hoy os enseñamos esta restauración de dos sillones a los que le dimos un nuevo aire con estos colores.

Estado de los sillones al llegar al taller

Estado de los sillones al llegar al taller

Al llegar al taller, estos sillones tenían un aspecto oscuro y envejecido. No sólo tenían el barniz muy estropeado y algunas partes rotas, sino que además las tapicerías estaban muy gastadas y dadas de sí, con el relleno totalmente pulverizado. Es decir, que pedían a gritos una restauración.

Detalle del brazo desencolado

Detalle del brazo desencolado

Gomaespuma del respaldo, completamente pulverizada

Gomaespuma del respaldo, completamente pulverizada

Vista inferior del asiento al destapizarlo

Vista inferior del asiento al destapizarlo

Detalle del barniz deteriorado

Detalle del barniz deteriorado

En primer lugar retiramos el viejo barniz con cuchilla de carpintero, y lijamos la madera para sanearla.

Barniz retirado completamente

Barniz retirado completamente

A continuación encolamos las partes rotas y ajustamos el tono de la madera, aplicando un nuevo tinte de color castaño claro.

Sillones con el tinte retocado

Sillones con el tinte retocado

Después comenzamos con el trabajo de tapicería, que hicimos a parte al tratarse de sillones de bastidor, sustituyendo completamente el relleno por uno nuevo y rematando con guata para darle forma al asiento.

Uno de los sillones en proceso de tapizado

Uno de los sillones en proceso de tapizado

Por último, colocamos la tela de la tapicería, una chenilla en color lima que da un toque fresco y alegre a esta pareja de sillones, tanto en el asiento como en el respaldo, y rematamos con un galón de algodón en color verde oliva.

Tapicería de terciopelo color lima

Tapicería de terciopelo color lima

Y por detrás… ¡tachán! la trasera tapizada con una llamativa tela de nuestro diseñador favorito, Alexander Henry, que nos recuerda al Action Painting del pasado siglo, ¿qué os parece?

Pareja de sillones tras la restauración

Pareja de sillones tras la restauración

Detalle de la trasera

Detalle de la trasera

5 comentarios

Archivado bajo Sillas y sillones, Tapicería

RESTAURADORAS CREATIVAS Y FERNANDA STAUDE: RENOVACIÓN DE UNA SILLA ISABELINA

Restauración de silla isabelina en colaboración con Fernanda Staude

Restauración de silla isabelina en colaboración con Fernanda Staude

Este trabajo que os mostramos hoy es, en realidad, una colaboración especial  que hemos llevado a cabo con nuestra compañera Fernanda Staude. La inspiración nos vino a raíz del nombre del taller que compartimos: Klouví, que significa jaula en griego. Así que nosotras la bautizamos como “silla Klouví”. Os explicamos brevemente en qué ha consistido la transformación.

En primer lugar, retiramos la antigua tapicería que cubría la silla para tratar la madera de forma más cómoda.

Estado inicial de la silla

Estado inicial de la silla

Para dar un nuevo aire a la silla decidimos cambiarle el color, así que empezamos por dar una capa de imprimación blanca y sobre ésta otra capa de chalk paint color azul-grisáceo (“Duck egg blue”, para ser más exactos). Una vez que la pintura se había secado, lijamos alguna zonas del mueble para darle un ligero aspecto envejecido. Como acabado, aplicamos una capa de cera pulida.

Detalle de la tela estampada por Fernanda Staude

Detalle de la tela estampada por Fernanda Staude

En cuanto a la tapicería, en el interior conservamos el sistema original de muelles. Lo hicimos tal y como os hemos enseñado en otros post.  Para el exterior utilizamos unas lonetas en crudo sobre las que Fernanda Staude estampó dos de sus grabados: un pajarito para el respaldo y una jaula (eso sí, abierta) para el asiento. El remate de la tapicería lo realizamos con un doble cordón en gris.

Estado de la silla tras la restauración

Estado de la silla tras la restauración

El resultado es un silla totalmente renovada y única!

Detalle de la tela del asiento

Detalle de la tela del asiento

En ocasiones, simplemente utilizando un mismo tono de pintura  podemos homogeneizar de forma rápida y sencilla varios muebles diferentes que estén destinados a convivir en un mismo espacio.

Mesita castellana y silla isabelina transformadas para hacer un conjunto

Mesita castellana y silla isabelina transformadas para hacer un conjunto

5 comentarios

Archivado bajo Chalk paint, Objetos Customizados, Sillas y sillones, Tapicería

RENOVAR UN CONJUNTO INFANTIL DE IKEA

Antes y después

Antes y después

Porque una imagen vale más que mil palabras, con ésta os enseñamos una idea para transformar tres muebles diferentes (una silla tipo Boston, un cambiador y una cuna) en un original y alegre conjunto para bebé. Ah! El cambiador y la cuna son de Ikea, ¿a que nadie más tiene uno como éstos? 😉

3 comentarios

Archivado bajo Objetos Customizados, Sillas y sillones, Tapicería

RESTAURACIÓN DE DOS SILLONES CENTENARIOS

En el taller de Restauradoras Creativas también tienen cabida los grandes retos. O al menos, es la sensación que tuvimos cuando entró por la puerta esta pareja de sillones centenarios.

Estado inicial de los sillones

Estado inicial de los sillones

Su estado era  pésimo sobre todo a nivel estructural . Debido a que durante un tiempo fueron el entretenimiento de un cachorrito muy juguetón, gran parte de la decoración tallada estaba perdida, y el barniz muy rallado y deteriorado. Pero además, la tapicería estaba destrozada, las rejillas de los respaldos destensadas y rotas, y la estructura desencolada.

Detalle de la decoración perdida y la tapicería destrozada

Detalle de la decoración perdida y la tapicería destrozada

El primer paso debía ser por tanto tratar la madera, así que que comenzamos retirando la tapicería completa y el barniz, lijando toda la superficie para sanearla y evaluar qué reparaciones iban a ser necesarias.

Sillones tras el lijado

Sillones tras el lijado

Una de las rejillas de los respaldos se encontraba completamente rota, por lo que su conservación resultaba imposible, así que tuvimos que sustituirla por una nueva. Para la otra bastó con tensarla para que recuperase su forma original.

Colocación de la rejilla nueva

Colocación de la rejilla nueva

Las pérdidas de las zonas talladas de las patas las reintegramos con Axon. El Axon es una resina epoxídica de dos componentes que permite la reintegración volumétrica en piezas de madera. Es muy fácil de modelar, y una vez endurecida, se puede lijar, teñir, barnizar o pintar igual que la madera; además es inerte, muy resistente y apenas aporta peso. El único inconveniente es su precio, pero en ocasiones como ésta merece verdaderamente la pena.

Reintegración de la decoración dañada con resina

Reintegración de la decoración dañada con resina

Modelado de una de las zonas reintegradas

Modelado de una de las zonas reintegradas

Sillones con la rejilla nueva y la decoración reintegrada

Sillones con la rejilla nueva y la decoración reintegrada

Detalles de la reintegración en las patas

Detalles de la reintegración en las patas

Reintegración de la decoración en uno de los brazos

Reintegración de la decoración en uno de los brazos

Una vez concluida la reintegración volumétrica, teñimos todas las partes nuevas (rejilla y decoración) para igualarlas con las originales. A continuación encolamos las piezas que lo requerían y aplicamos un acabado de barniz y cera, dejando los sillones preparados para el tapizado.

Sillones ya teñidos y en proceso de encolado

Sillones ya teñidos y en proceso de encolado

A la hora de recomponer la tapicería quisimos conservar el método tradicional. Primero colocamos una estructura nueva de cinchas y muelles, como ya vimos en este post, y para el relleno que conforma el asiento, usamos la crin vegetal original, ya que tras unos lavados este tipo de fibras son  perfectamente reutilizables. Finalmente, para la tela final elegimos una chenilla verde similar a la que tenían los sillones.

Sujeción de las cinchas y muelles del asiento

Sujeción de las cinchas y muelles del asiento

Colocación de la crin del relleno

Colocación de la crin del relleno

Estado de los sillones tras la restauración

Estado de los sillones tras la restauración

Así que, tras esta laboriosa restauración, ¡esperemos que duren otros cien años o más!

Deja un comentario

Archivado bajo Sillas y sillones, Tapicería

TRANSFORMACIÓN DE UNA SILLA TIPO CHIAVARI

Hoy, que es el Día de la Mujer, queremos enseñaros un trabajo que nos viene que ni pintado: hemos transformado una vieja silla de madera para convertirla en la “Súper Silla”. El proceso ha sido bastante sencillo.

Estado inicial de la silla

Estado inicial de la silla

Estado inicial de la silla

Estado inicial de la silla

El primer paso fue quitar los restos de la tapicería anterior, que estaba muy estropeada, encolar la estructura y darle una buena limpieza dejándola preparada para la pintura.

Por la forma del respaldo esta silla nos recordaba al estilo de las italianas Chiavari, por lo que decidimos pintarla de dorado. Así, aplicamos una fina capa de spray  directamente sobre la madera; de esta forma conseguimos que por algunas zonas se pueda apreciar el fondo oscuro dándole un aspecto ligeramente envejecido. Para la base de la tapicería en este caso utilizamos gomaespuma y guata.

Silla pintada y con el nuevo relleno del asiento

Silla pintada y con el nuevo relleno del asiento

Detalle del acabado dorado

Detalle del acabado dorado

Para completar la transformación optamos nuevamente por una tela de Alexander Henry, esta vez en tonos morados con motivos de heroínas galácticas. Muy kitsch pero muy divertida.

Colocación de la nueva tapicería

Colocación de la nueva tapicería

Y aquí tenéis el resultado. ¿A qué supermujer no le gustaría tener una como ésta?

Aspecto de la silla una vez transformada

Aspecto de la silla una vez transformada

Detalle de la nueva tapicería

Detalle de la nueva tapicería

Deja un comentario

Archivado bajo Sillas y sillones, Tapicería

¡FELIZ SAN VALENTÍN!

Para celebrar este día,  hemos recuperado una vieja silla que teníamos es la salita de espera del taller y la hemos customizado para la ocasión con un curioso resultado…ahí va el proceso!

Estado inicial

Estado inicial

1. Decapado: la silla llevaba una sucesión de capas de pintura que decidimos quitar para evitar ese aspecto pastoso que se les queda a los muebles cuando se acumulan manos y manos. Esta vez optamos por decapar con pistola de aire caliente y espátula.

Decapado

Decapado

2. Reparación del bastidor: la pieza donde se sujeta el asiento  estaba muy deteriorada, por lo que hubo que encolarla y reforzarla para que pudiese aguantar la tensión de la nueva tapicería.

Desmontaje

Desmontaje

3. Imprimación y pintura: antes de pintar la silla aplicamos una mano de imprimación. Hacer esto tiene varias ventajas: Evitar pintar directamente sobre la madera, se prepara una superficie con mejor agarre para la pintura definitiva, con la base blanca conseguimos un color más luminoso y si en un futuro se quisiera retirar esta pintura el proceso será más fácil.

Finalmente dimos una pintura al agua color rojo pasión, no podía ser de otra forma, aplicada con rodillo.

Pintura

Pintura

Para la tapicería hemos elegido un atrevido diseño de Alexander Henry que nos vuelve locas!

Resultado

Resultado

Detalle

Detalle

Detalle tapicería

Detalle tapicería

Si os apetece verla e incluso comprarla estará expuesta durante unos días en el escaparate que nos cede nuestro amigo Casi, el zapatero de la Calle Santiago, 12 en Madrid.

Escaparate

Escaparate

Deja un comentario

Archivado bajo Sillas y sillones, Tapicería