Archivo de la categoría: Bancos, banquetas y taburetes

HACER UNA BANQUETA CON LOS RESTOS DE OTRA

A veces guardamos cosas insólitas sin saber muy bien cuál va a ser su futuro, si se quedarán almacenadas de por vida o si las llegaremos a recuperar para su uso.

En el caso de estas patas, su momento llegó hace unos días. Entraron al taller por separado y nosotras nos encargamos de crear una pieza en la que pudiesen convivir  juntas y ser de utilidad. Una banqueta reposapiés. Os contamos el proceso:

Las patas cuando llegaron

Las patas cuando llegaron

Una vez que tuvimos claro cómo sería el mueble, el primer paso fue separar  las  partes útiles que usaríamos para la nueva banqueta.

Despiece

Despiece

Detalle

Detalle

Luego cortamos las piezas que conformarían la estructura (varios listones y un tablero de DM), las unimos encolando y reforzando con tornillos.

Cortando los listones

Cortando los listones

Listones para la estructura

Listones para la estructura

Montaje de la banqueta

Montaje de la banqueta

Banqueta montada y lista para tapizar

Banqueta montada y lista para tapizar

Cuando tuvimos la banqueta montada, comenzamos el proceso de tapizado: colocación de la gomaespuma, la tela y un galón decorativo para rematar.

Sujeción de la gomaespuma

Sujeción de la gomaespuma

Proceso de tapizado

Durante el tapizado

Colocación de la tela definitiva

Grapado de de la tela definitiva

Colocación del Galón

Colocación del galón

No sabemos como sería el mueble del que provenían estas patas, pero esperamos que estén contentas con la nueva vida que les hemos dado.

Estado final de la banqueta

Estado final de la banqueta

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Bancos, banquetas y taburetes, Tapicería

BANQUETITA CASTELLANA: EL TAPIZADO CON CUERO

Todo el mundo tiene o ha tenido algún mueble castellano en su casa. Y todo el mundo se ha hartado alguna vez de él, sobre todo cuando se rompe. Esto es lo que le había pasado a la banquetita que recuperó una de nuestras clientas, que tenía el cuero del asiento tan debilitado que en un momento dado no había soportado el peso de alguien.

Estado inicial de la banqueta

Estado inicial de la banqueta

Para solventar el problema, la idea inicial de su nueva dueña era superponer esta pieza de cuero decorado, que había pertenecido a otra silla:

Pieza de cuero que en principio pensaba colocarse como asiento

Pieza de cuero que en principio pensaba colocarse como asiento

Pronto comprendimos que esta extraña simbiosis no iba a dar un buen resultado, ya que aparte de lo débil que se encontraba esa pieza, el formato era diferente, tenía marcas de tachuelas que no íbamos a colocar y no cubría el asiento de la banqueta por completo. Por este motivo, nos dimos cuenta de que la mejor solución sería sustituir el asiento roto por uno nuevo. Dicho, consultado con la clienta y hecho.

Retirada del antiguo asiento de cuero

Retirada del antiguo asiento de cuero

Enseguida nos afanamos en la búsqueda de una pieza de cuero adecuada, ya que debía cumplir varios requisitos: resistente como para funcionar como asiento, económica como para que no repercutiera excesivamente en el presupuesto y por último, pero no menos importante, con un aspecto acorde a la estética del mueble. Finalmente hallamos una pieza en un antiguo almacén de curtidos que se ajustaba perfectamente a lo que necesitábamos, a la que aplicamos una suave pátina al aceite para darle un aspecto ligeramente envejecido.

Aplicación de una pátina de envejecimiento a la pieza nueva de cuero

Aplicación de una pátina de envejecimiento a la pieza nueva de cuero

Tras la restauración de la estructura de madera, que consistió básica y pacientemente en un suave decapado para retirar el barniz deteriorado, seguido de un acabado natural con cera, llegaba el momento cumbre: el tapizado.

Para tapizar con cuero, muchas veces resulta necesario humedecerlo para volverlo flexible y que se pueda así adaptar al mueble. En este caso el proceso resultó algo peliagudo porque nuestra pieza de cuero era tan gruesa que debíamos aplicar bastante humedad para lograr este efecto, pero con la prudencia suficiente como para no mancharla ni dañarla. Poco a poco, y una vez que íbamos consiguiendo darle forma, la fuimos fijando a la madera con clavos.

Proceso de tapizado con cuero

Proceso de tapizado con cuero

Las partes más complejas fueron las curvas laterales, pero tras altas dosis de paciencia y optimismo logramos adaptar el cuero perfectamente a la banqueta, como si de su propia piel se tratara. El broche final lo pusieron las dos filas de tachuelillas doradas, que subrayaban de manera tan graciosa el carácter castellano del mueble.

Colocación de tachuelillas doradas

Colocación de tachuelillas doradas

Vemos entonces que siempre es importante orientar a un cliente sobre la solución más idónea a la hora de restaurar un mueble. Aquí podéis ver el resultado final, ¿qué os parece?

Estado de la banqueta tras la restauración

Estado de la banqueta tras la restauración

5 comentarios

Archivado bajo Bancos, banquetas y taburetes, Tapicería