Archivo mensual: julio 2012

RENOVACIÓN EXPRESS

¿Quién no se ha planteado deshacerse de algún mueble simplemente porque está cansado de verlo en casa? En realidad se utiliza. Sigue cumpliendo con su función como el primer día. Pero al mirarlo, tú sólo puedes pensar en quitártelo de en medio para acabar comprándote otro.

Desde luego, esta sería una opción. Pero a nosotras, que siempre nos han gustado las segundas oportunidades, se nos ocurre otra mucho menos drástica.

Estado inicial

Estado inicial del mueble

A este mueble le había llegado su momento; su dueña, cansada de ese aire rústico, quería ponerlo de patitas en la calle. Pero la inspiración nos llegó justo a tiempo, gracias a unas fotos vistas en las páginas de una conocida revista de decoración. La combinación de colores nos pareció muy acertada para suavizar ese aspecto tosco de la cajonera.

revista AD feb.12

Mesilla auxiliar de roble, vista en la revista AD de febrero 2012

Mesilla danesa, vista en la revista AD de Mayo 2012

Cómoda danesa, vista en la revista AD de Mayo 2012

Modificar el aspecto de un mueble no tiene por qué ser una tarea complicada. Para el cambio, bastó con unos sencillos pasos:

Una vez retirados los tiradores, dimos un decapado con ayuda de lana de acero para eliminar la capa de barniz que hasta este momento cubría el mueble.

Seleccionamos los cajones que íbamos a tratar.  Antes de pintarlos les aplicamos una mano de imprimación.

Cajones con la imprimación

Cajones con la imprimación

Para el acabado, optamos por una capa de cera que le diera un aspecto natural. Como remate final, cambiamos los tiradores de los cajones más grandes, reutilizando unos que andaban por el taller y que creímos que darían al mueble el toque de originalidad necesario para que en casa lo volviesen a mirar con cariño.

Aspecto del mueble renovado

Aspecto del mueble renovado

Estado final

El mueble una vez renovado

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Muebles auxiliares

EL TAPIZADO TRADICIONAL

Cuando tienes la suerte de encontrarte con una silla antigua tapizada con el método tradicional, es importante conservar esta estructura porque, aunque en principio pueda parecer más complicado reconstruirla, a la larga resulta muy satisfactorio puesto que si se hace bien, y a diferencia de los rellenos actuales de gomaespuma, es algo que nos va a durar toda la vida, y que es perfectamente compatible con poder dar a la silla un aire actual.

Estado de la silla al llegar a nuestro taller

Estado de la silla al llegar a nuestro taller

Recientemente tuvimos entre manos una silla de mediados de los años 50, de estilo clásico y tapizada con el método tradicional, que llegó a nuestro taller porque tanto la madera como la tapicería se encontraban muy deterioradas. Desde abajo podía apreciarse el mal estado de la estructura interna del asiento: las cintas estaban dadas de sí y asomaban los muelles entre ellas.

Estado inicial de la tapicería

Estado inicial del asiento

Tampoco se podía salvar la tapicería original, un terciopelo rojo que estaba muy hundido y desgastado, al igual que el galón decorativo, al que le faltaban algunos trozos. Además, la dueña quería dar a su silla un aire renovado, más acorde con la moda actual.

Detalle en el que se aprecia el mal estado de la silla

Detalle en el que se aprecia el mal estado de la silla

Así que el primer paso fue retirar toda la tapicería, antes de proceder a la restauración de la estructura de la silla. Al destapizar una silla es muy importante fijarse en la forma en que está construido el asiento, para evaluar hasta dónde puede o no conservarse y para poder después reconstruirlo de la forma más fiel posible.

El tapizado tradicional se compone básicamente de tres elementos: de abajo a arriba, una trama de cintas que sirven de base, fijadas a la estructura de madera, varios muelles como sistema de amortiguación, y un relleno que dará forma al asiento. Antes de intervenir, se puede distinguir muy fácilmente mirando la silla por debajo, por donde suelen verse las costuras que sujetan los muelles a las cintas o las marcas que éstos dejan en la tela, aparte de la propia consistencia del asiento, más robusta que los de gomaespuma.

En este caso, bajo el terciopelo nos encontramos  en primer lugar las distintas capas que componían el relleno: un fieltro para suavizar su textura, una gruesa capa de crin vegetal que formaba el relleno en sí y una arpillera de trama muy abierta que lo separaba de los muelles.

Retirada de la tapicería original de terciopelo

Retirada de la tapicería original de terciopelo

Retirada del antiguo relleno de crin vegetal

Retirada del antiguo relleno de crin vegetal

Estado de la estructura: muelles destensados

Estado de la estructura: muelles destensados

Una vez retirada toda la tapicería, procedimos a la restauración de la madera: eliminación del antiguo barniz, saneamiento y encolado de la estructura y aplicación de un nuevo acabado.

Proceso de restauración de la silla

Proceso de restauración de la silla

Lo más importante de la restauración de esta silla era, por tanto, la reconstrucción del sistema de tapizado. Como no se había podido conservar nada, el primer paso fue rehacer la estructura del asiento grapando las cintas de yute a los travesaños del mismo, por la parte inferior.

Elaboración del asiento nuevo con cintas de yute

Elaboración del asiento nuevo con cintas de yute

A continuación cosimos los muelles a las cintas con hilo de cáñamo o bramante, y se ataron éstos entre sí y a los travesaños del asiento con cuerdas bien tensadas, para dar mayor consistencia. Este paso es importante porque, además de tratarse de los “cimientos” de la silla, la posición de los muelles determinará la forma del asiento.

Cosido y atado de los muelles

Cosido y atado de los muelles

Después colocamos una tela de saco o arpillera para separarlos del relleno, grapada por los bordes de la silla, y cosimos a esta tela las hebras de bramante que sujetarían el relleno de crin vegetal.

Arpillera a la que se sujetará la crin con hilos de bramante

Arpillera a la que se sujetará la crin con hilos de bramante

Colocación de crin vegetal como relleno

Colocación de crin vegetal como relleno

Finalmente, colocamos sobre este relleno otra arpillera más, dando la forma definitiva al asiento.

Arpillera colocada para cubrir el relleno

Arpillera colocada para cubrir el relleno

Entre esta arpillera y la tela final conviene interponer un trozo de guata, que suaviza la textura de la crin y evita que la tapicería se mueva con el uso. Como remate, pusimos un doble cordón alrededor del asiento sustituyendo a la habitual pasamanería, más acorde con la tela de mapas escogida.

Estado de la silla tras la restauración

Estado de la silla tras la restauración

Gracias a la conservación del sistema tradicional de tapizado, ahora la silla está lista para durar, sin apenas inmutarse, otros cincuenta años más, o al menos ¡eso esperamos!

Detalle de la nueva tapicería

Detalle de la nueva tapicería

26 comentarios

Archivado bajo Sillas y sillones, Tapicería

LA MESITA RECADERA

Hoy queremos mostraros cómo, con un poco de imaginación, una sencilla mesita auxiliar puede convertirse en una divertida mesa recadera.

A pesar de haberla encontrado en muy malas condiciones, con partes rotas y perdidas, enseguida vimos que se trataba de un mueble al que podríamos sacarle bastante partido, pero ¿cómo?

Estado inicial de la mesita

Estado inicial de la mesita

El primer paso fue, como viene siendo habitual, retirar el antiguo barniz y hacer las reparaciones pertinentes: reconstrucción de la moldura superior, encolado de algunos puntos, pequeñas reintegraciones en las partes dañadas… También tuvimos que desechar el tirador, que estaba muy estropeado, pero lo más grave era que le faltaba un cajón, aunque finalmente se nos ocurriría un sencillo remedio.

Estado de la mesita tras el decapado, durante las reparaciones

Estado de la mesita tras el decapado, durante las reparaciones

Aquí llegó el momento de otorgarle su nueva función: iba a convertirse en una mesita recadera, y para que esto quedase claro, decidimos hacer un llamativo dibujo en la balda superior. ¿Reconocéis esta silueta?

Silueta del dibujo perfilada sobre la mesa antes de aplicar la pintura

Silueta del dibujo perfilada sobre la mesa antes de aplicar la pintura

Por otro lado, al decorar el resto del mueble también nos dimos cuenta de que la madera tenía una tonalidad muy atractiva, por lo que decidimos dejar algunas partes vistas, además de remarcar con negro las líneas principales de la estructura para darle cierto toque de elegancia.

Pintura negra en las partes principales de la estructura

Pintura negra en las partes principales de la estructura

El último paso fue colocar los tiradores nuevos, con un toque vintage, e instalar una pequeña repisa para aprovechar el hueco del cajón perdido, en la parte inferior. ¡Y aquí tenéis el resultado!

Estado final de la mesita

Estado final de la mesita

En las siguientes fotos podéis ver las diferentes funcionalidades de la mesita: repisa auxiliar y cajón.

Balda extraíble y cajón

Balda extraíble y cajón

¡Y aquí tenéis el dibujo del que os hablábamos! Ahora la superficie de la mesa se ha convertido en una divertida pizarrita donde apuntar aquellas cosas importantes que queráis que sepan los demás:

Motivo decorativo que da a la mesita la función de recadera

Motivo decorativo que da a la mesita la función de recadera

Detalle del mismo

Detalle del mismo

Aunque también podéis utilizarla como lienzo para los más pequeños… ¡todas las veces que queráis!

Uso de la mesita como un lienzo diferente

Uso de la mesita como un lienzo diferente

 

 

3 comentarios

Archivado bajo Muebles auxiliares

EL MERCADO DE LAS RANAS

El próximo sábado 7 de julio se celebra el Mercado de las Ranas (o Frog´s Market para los turistas), una iniciativa de la Asociación de Comerciantes del Barrio de las Letras que viene celebrándose desde el pasado mes de mayo los primeros sábados de cada mes. El objetivo es dar algo más de vida a los establecimientos de la zona y convertir el barrio en todo un referente comercial.

Cartel Mercado de las Ranas

Durante esos días, las tiendas asociadas abren sus puertas de par en par y sacan sus productos a la calle, ofreciendo sus mejores ofertas en moda, gastronomía, decoración, vintage y mucho más, emulando otros mercados internacionalmente conocidos como el de Portobello Road o Camden Town en Londres, el de Las Pulgas de Saint-Ouen en París o el Hell’s Kitchen neoyorkino. Se trata de animar a comprar a los viandantes pero, a la vez, impulsar la cultura y el turismo madrileños.

Las tiendas permanecerán abiertas hasta las 22h. y contarán con distintivos en sus fachadas que anuncien la iniciativa. Tenéis más información aquí.

Y ya de paso, os recordamos que también participa en el mercado la Galería Trivieca, donde podréis encontrar nuestra mesilla de noche multicolor. ¡No os lo perdáis!

Deja un comentario

Archivado bajo Eventos

TRANSFORMACIÓN DE UNA MESILLA DE NOCHE: DE CASA DE LA ABUELA A UNA TIENDA-GALERÍA

Más de uno se habrá encontrado alguna vez una mesilla de noche como ésta en casa de su abuela sin prestarle mayor atención. Pero claro, la cosa cambia cuando su destino viene a tropezar con unas restauradoras fanáticas de las transformaciones.

Estado inicial de la mesilla

Estado inicial de la mesilla

El mueble en cuestión no era de gran calidad, pero algunos toques del diseño como las patas cabriolé de estilo Luis XV o las formas onduladas de los cajones, le daban un aire especial que le hacía merecer una segunda oportunidad.

El primer paso para la transformación era retirar el antiguo barniz, que estaba muy envejecido y opaco, y lijar la superficie para preparar la madera. Después, tras dar algunas vueltas a la combinación de colores y una vez que nos habíamos decantado por las rayas, nos armamos de paciencia y nos pusimos manos a la obra.

Mesilla lista para la transformación

Mesilla lista para la transformación

El proceso fue más laborioso que complejo, ya que queríamos obtener un buen acabado; consistía básicamente en delimitar las rayas con cinta adhesiva y pintar, algo que parece fácil hasta que te pones a ello. Os podemos asegurar que cuando entran en juego seis colores diferentes, las rayas van juntitas y además tienen que ir pintadas en planos distintos, la cosa se pone seria. Pero ¿quién dijo miedo?

Proceso de transformación de la mesilla

Proceso de transformación de la mesilla

Aquí tenéis el resultado. Si su fabricante levantara la cabeza no daría crédito, pero a nosotras nos encanta ese aspecto de “clásico modernizado”, y a vosotros sabemos que al menos ¡no os dejará indiferentes!

Estado final

Estado final

Si os ha gustado tanto como a nosotras, la mesita se puede adquirir en la Galería TRIVIECA, un espacio de venta y exposición en pleno Barrio de las Letras madrileño, en la calle Almadén nº 20, junto a Caixa Forum.

Vista general de la galería

Vista general de la galería

Detalle de la mesilla

Detalle de la mesilla

8 comentarios

Archivado bajo Muebles auxiliares, Muebles de almacenaje